Pasar al contenido principal
Cámara de Industria

Cámara de Industria 80 años entre revoluciones y dictaduras

Ocho décadas de trabajo por la industria cochabambina están marcados por una serie de eventos históricos que impiden el despegue del sector, así como de otros que tratan de impulsarlo.

Una larga y destacada trayectoria de la entidad gremial que aglutina a los industriales, ha estado marcada por golpes de estado, una revolución, decretos supremos destinados a devolver la estabilidad a la frágil economía del estado y un sinnúmero de bloqueos, paros y huelgas.
A lo largo de ocho décadas, la Cámara Departamental de Industria de Cochabamba (CDI), que ahora es llamada como Camind, ha procurado dar a sus socios un escudo de defensa, un aporte a sus requerimientos económicos, pero sobre todo ha buscado la unión sectorial.
Algunos critican que su fortalecimiento no ha llegado a consolidarse, otros socios aún piensan que sus aportes son vanos porque la entidad no hace nada por ellos, pero están los demás, los que han entendido que sólo unidos podrán vencer los obstáculos a los que se enfrenta el aparato productivo privado.

Algo de historia
El historiador Gustavo Rodríguez, en su obra De la colonia a la globalización, indica que la CDI se fundó el 28 de enero de 1938, en una sesión a la que acudieron las más importantes empresas de Cochabamba, convocadas por el comité organizador compuesto por Carlos Blanco Galindo de Elfec, José Quiroga Gutiérrez de Conservas de Fruta Curzani, Ricardo Urquidi de Aguas Cayacayani y Eduardo Sanjinés Kunst, representante de la Cervecería Taquiña.
El primer directorio, conformado el 2 de diciembre de ese año, fue presidido por Gebhard Gasser Dietenberger; José Quiroga Gutiérrez como vicepresidente; Eduardo Sanjinés Kunst como tesorero, Federico Rocha Vidal como secretario y como vocales Rómulo Arano Peredo y Ricardo Dillmannn.
Durante ese tiempo se contabilizó a 40 socios, la mitad de ellos inició sus actividades industriales entre 1931 y 1938, lo que afirma, señala el historiador, el crecimiento significativo en la capacidad industrial instalada en el departamento valluno.
Los socios fueron incrementándose de 40, en 1938, a 181 en 1947, a 208 en 1949 y a 232 en 1951. En los años de estabilidad y crecimiento de la década de 1990, la cantidad subió de 207 socios en 1987 a 212 a abril de 1995. Por otra parte el número de personas ocupadas en la actividad industrial subió de 8.620 en 1991 a 10.594 en 1994. En ciertos momentos de su vida institucional, la CDI llegó a tener 310 asociados, a fines de enero de 2018 llegaron a ser 307.
Como protagonistas del desarrollo industrial, económico y social, la CDI ha merecido la orden Cóndor de los Andes, la Orden Mérito industrial, Medalla de Oro Honor al Mérito, Heroínas de la Coronilla, Medalla al Mérito Institucional a la Producción, Manuela Gandarillas, así como otros reconocimientos por instituciones nacionales e internacionales.

La industria en Cochabamba
La industria manufacturera sigue siendo una de las actividades con mayor importancia para Cochabamba, el crecimiento de la actividad durante la gestión 2016 llegó a 7,09%, presentando una aceleración respecto al dato de la gestión 2015 que llegó a 5,1%.
Es la actividad económica de mayor peso para la economía departamental, representando el 21,48%. Si bien su aporte es el primero en relevancia, de acuerdo a datos de Fundempresa, sólo el 12% de la base empresarial de Cochabamba se encuentran en el sector manufacturero; sin embargo, es el sector que mayor cantidad de empleos genera.
Resalta que en Cochabamba aún hay un sector importantísimo de la industria nacional, del total de la actividad nacional, la cochabambina representa más del 20,7%.
Según el asesor económico de la Federación de Entidades Empresariales Privadas de Cochabamba, Francisco Terán, uno de los principales retos de este sector es el poder lograr el cambio en la matriz productiva del país, cambiando el esquema de país primario exportador hacia un modelo en el cual se tenga una mayor diversidad productiva y, por ende, una economía de base ancha. Añade que “la falta de políticas de fomento y la excesiva regulación al sector limitan este proceso, que hasta el momento no se logra consolidar como el sector pautador de la economía”.

Logros obtenidos
Muchos industriales fueron elegidos para presidir a la CDI, y cada uno de ellos trabajó en pro tanto de la institución como de sus asociados.
Durante la presidencia de Federico Diez de Medina se vieron temas de apoyo al desarrollo de las industrias grandes y pequeñas, trabajando personalmente con cada empresa, para resolver problemas que afectan a las industrias, entre ellos el impositivo y asuntos laborales, observa, dada su amplia experiencia industrial y gremial se nota que no hay una política de apoyo al desarrollo productivo.
Remarca que llevó adelante la construcción de la torre empresarial, actual sede de la CDI, con lo cual se ha fortalecido el patrimonio institucional en más de $us 1 millón.
“Debemos estar unidos, ya mi padre, Luis Federico Diez de Medina, hace 60 años pidió la unión de industria y comercio, porque además de un ahorro económico, hay una serie de ayudas a los productores, en vano tenemos 14 instituciones en Cochabamba que dispersan esfuerzos y perdemos oportunidades de conseguir resultados”, acentúa Diez de Medina.

Certera campaña
En la gestión de Javier Artero sobresale la campaña Hecho en Bolivia, que buscó cambiar la psicología del consumidor para que comprase productos hechos en el país. La campaña local se volvió nacional, al punto que durante algunos años el asfaltado de las carreteras se hizo con cemento nacional y no con asfalto importado; gracias a ello, las cementeras aumentaron su volumen de producción, sobre la campaña también se trató de generar una reglamentación para las compras estatales, pero no se llegó a implementar.
Artero indica que la inversión del sector es tímida y pequeña, especialmente en esta última década y que el departamento no es un espacio interesante para establecer nuevas industrias, a pesar de que hay un parque industrial.
“Los nuevos emprendimientos se van a otros mercados porque son mejor recibidos. Los municipios del eje dan problemas a las industrias instaladas en el lugar y les ponen trabas y no se dan cuenta de su importancia económica”, remarca.


Parque Industrial
El mayor logro de Fernando Antezana fue consolidar el Parque Industrial de Santiváñez, por medio de gestiones ante el prefecto de ese entonces, Hugo Galindo, y del director de LIBRE EMPRESA, Gustavo Villarroel, quien cuando fungió como periodista de Los Tiempos posicionó la idea, junto con Antezana de tener esta área industrial.
“Lo triste es que casi 17 años después, el parque no funciona, porque al igual que en ese momento la alcaldía de Santiváñez no acompaña al proyecto”, recalca.
Coincide con Artero en cuanto a que Santa Cruz es el lugar ideal para establecer una industria, principalmente en cuanto a costo de materia prima, aunque destaca que la mano de obra es por excelencia de Cochabamba.
Por otro lado, exterioriza que el sector público nunca entiende que debe ser facilitar y no obstaculizador de la actividad industrial.

Expo Industria
Entre los varios aciertos de la gestión de Luis Laredo, destaca la consolidación de la feria de la industria nacional denominada Expo Industria, que tuvo por primera vez, en este tipo de actividades, la presencia en la inauguración del Presidente del Estado, tres ministros y cuatro gobernadores.
Firmó un convenio con el gobierno municipal del Cercado, por cuatro años, para la realización de feria y llegó a concretar la creación de un comité impulsor integrado por la alcaldía, gobernación y sectores productivos de Cochabamba.
Posicionó a la institución en el ámbito departamental, nacional e internacional porque en su gestión se desarrolló un programa de internacionalización de las PYMES bajo un financiamiento europeo denominado AL INVEST IV, que era un proyecto que se desarrollaba en la región andina.
Como CDI llegaron a ser parte activa en la Mancomunidad del Trópico de Cochabamba, realizando varios trabajos en apoyo a las industrias y empresas productivas de esa región. A iniciativa de la CDI lograron sacar una Resolución de la Cámara Nacional de Industria declarando el 17 de mayo el Día de la Industria Nacional.

Desarrollo industrial
Laredo ve un crecimiento lento, y sostiene que los indicadores así lo demuestran, porque a pesar de que en 2014 hubo una bonanza económica en Bolivia, la industria en Cochabamba no ha crecido; afirma que sigue con un 14% de participación en el PIB Departamental, pero que se puede revertir, con autoridades comprometidas con el desarrollo de Cochabamba, con instituciones y organizaciones fuertes y con una sola visión.
Asimismo, “con normas que sean de incentivo a la industria y no de desincentivar a los pocos que generan empleo y riqueza para el departamento, con empresarios comprometidos en seguir invirtiendo en la región, con instituciones gubernamentales que sean realmente de Servicio y no de extorsión, con proyectos públicos que empleen empresas bolivianas con productos bolivianos, que se traduce en el fortalecimiento al Hecho en Bolivia”.
Por su lado, Terán, de la FEPC, es de la idea de que es necesario trabajar en la formulación de políticas destinadas a la mejora del sector, como también infraestructura productiva que requiere la industria para su correcto funcionamiento. Los problemas más relevantes y que afectan en mayor cuantía al sector, el contrabando y la informalidad requieren un análisis riguroso y la formulación de acciones y políticas para frenar, por un lado, el contrabando y por el otro, generar un ambiente atractivo para que el sector informal de la economía migre y se formalice.
Con políticas claras para el fomento del sector industrial y soluciones a los problemas que afronta el sector, el desempeño puede ser aún mayor y de esa manera empezar a generar el cambio en la matriz productiva del país, concluye.

Problemas y dificultades del sector

Falta de infraestructura productiva, mantenimiento y apertura de nuevos mercados, burocracia, contrabando, informalidad, entre los más relevantes.

Adicionalmente, se suma el incremento en la tarifa del gas al sector industrial, determinado en agosto de 2017.

También repercute la falta de abastecimiento de agua, que provocó la migración de ciertas industrias a otro departamento, donde se garantiza el abastecimiento de este insumo.

La Camind al presente

La presidencia actual de la Camind, a cargo de Antonio Fernández, lleva a cabo importantes proyectos, entre ellos la consolidación de la estructura de funcionamiento de una plataforma de articulación interinstitucional de intercambio de residuos valorizables, denominado CIERVA.
Para generar espacios de negociación y de oportunidades de mercado, realizó la Primera Rueda de Negocios y Rueda a la Inversa Industria y Comercio.
“Apoyando al rubro textil y cuero, hemos representado al sector manufacturero, conformando mesas de diálogo para fortalecer la productividad del sector, indica, al comentar que para promocionar los productos nacionales, efectuaron el Día Hecho en Bolivia y el Llajtamoda, así como la campaña para concientizar a la lucha contra el contrabando No Apagues Bolivia, en la que se buscaron socios estratégicos.
Según Fernández, el sector industrial está siendo golpeado por la pérdida de competitividad y otros aspectos que complican la actividad industrial, acentuándose con normativas que no fomentan al sector empresarial productivo.
“Podemos mencionar como un aspecto principal que ha marcado la situación de la industria, el crecimiento del desempleo. No hay magia posible, si los márgenes no cierran, las empresas buscan opciones para rentabilizar los negocios o dejar de perder”, comenta.
El otro punto relevante es la presión fiscal. Lo paradigmático no es que suban los impuestos, sino que el déficit fiscal no cede. En estos últimos años el aumento de la carga tributaria no es solamente por mayores impuestos, sino por los reglamentos técnicos que deberían ser guías que fortalezcan al sector para que puedan operativizar y evaluar la conformidad de los requisitos, no así pretexto de nuevas fiscalizaciones y trámites para las industrias.

Antonio Fernández, gestión 2017, 2018:
“El último pilar de la pérdida de competitividad es el doble aguinaldo, así como la sobrevaluación de la moneda y el sostenimiento de la paridad cambiaria, que encarecen la inversión privada y, por tanto, restan competitividad”.
Fernando Antezana, gestión 1999-2000:
“El sector público nunca entiende que debe ser facilitador y no obstaculizar las inversiones industriales”.
Federico Diez de Medina, gestión 2012-2013:
“Lamentablemente no hay una política de apoyo al desarrollo productivo, estamos huérfanos”.
Javier Artero, gestión 2001-2002:
“No existe el concepto en los consumidores de comprar productos bolivianos y por ende generar empleo local, el cochabambino no aprecia a su industria”.
Luis Laredo, gestión 2011:
“La industria sigue con un 14% de participación en el PIB Departamental, pero que se puede revertir, con autoridades comprometidas con el desarrollo de Cochabamba, con instituciones y organizaciones fuertes y con una sola visión”.
Monica Briançon Messinger

En Portada

  • El equipo de la oficina central de La Promotora.
    LA PROMOTORA:
    Medio siglo promoviendo vivienda Hace 50 años, un 2 de agosto de 1967, un grupo de cochabambinos visionarios, a la cabeza de Enrique Pallazzi, daba un paso fundamental que se constituiría en parte destacada de la historia de desarrollo de Cochabamba, al fundar La Promotora, nacida como una Mutual...
  • RAÚL MAC LEAN
    RAÚL MAC LEAN, ARQUITECTO:
    “La gente le da más valor a la arquitectura y al diseño” Trabajar con nuevas normativas, dar el valor que se merece al diseño arquitectónico, velar por cumplir con las exigencias de los clientes, son los pilares que guían el trabajo de este connotado arquitecto. El destacado arquitecto...
  • Corredor cada vez más consolidado
    BANEGAS
    el puente más grande de Bolivia La obra pasa sobre el Río Grande. Tiene una longitud de un kilómetro y medio. Beneficiará a más de 15 mil pequeños productores del oriente boliviano y su incidencia permitirá un ahorro millonario. Es uno de los grandes eslabones del corredor bioceánico y la...
  • Planta Hidroeléctrica Misicuni en Molle Molle.
    La Empresa Corani se robustece
    con Misicuni y nuevas hidroeléctricas Con la Planta Hidroléctrica Misicuni en servicio, tendrá una capacidad de generación total de 295 MW de potencia, lo que representa alrededor del 20% de la demanda nacional. Considerada como la “piedra fundamental” del sistema eléctrico nacional, la Empresa...